Buscar
  • contactoporladigni

Segunda carta abierta al Presidente Sebastián Piñera por manejo de la actual crisis sanitaria



Señor Presidente:


El pasado sábado 21, en reunión sostenida por el equipo asesor del Ministerio de Salud que contó con la presencia de la subsecretaria de Salud Pública y del subsecretario de Redes Asistenciales -a la que no asistió el ministro Jaime Mañalich- se efectuó un balance de lo conocido hasta ese momento. Las conclusiones a las que hemos tenido acceso son preocupantes. Y a pesar de que ambos subsecretarios han sido claros en transmitir la información al resto de las autoridades, su Gobierno insiste en no tomar en cuenta la opinión de los expertos.


Sin duda, estamos ante una de las crisis sanitarias más violentas que se tenga conocimiento, y según el grupo asesor ministerial que trabaja con las cifras que entrega el propio Ministerio, a esa fecha iban 434 casos de personas contaminadas con el virus. Al momento de escribir estas líneas ya van más 730 oficialmente reconocidos. Del anterior total solo el 7% se encontraba hospitalizado al 21 de marzo. El restante 93% permanecía en sus domicilios o no estaba aislado en recintos sanitarios, como correspondería hacerlo para evitar el incremento de los contagiados. Esas son las estadísticas chequeadas, pero considerando el retraso en la entrega de los informes por parte del Instituto de Salud Pública, ISP, se puede deducir que la cifra de casos positivos, hasta la fecha, superaría dos o tres veces la informada por el ministro Mañalich, más aún si se considera que hay más de cien casos donde ni siquiera comienza el proceso de investigación de contactos.


¿Qué pasa, Presidente? ¿Por qué razón no se están tomando las medidas preventivas indispensables para enfrentar esta crisis, desechando la opinión de los expertos y escuchando con tanta atención la de algunos economistas?


Es inconcebible que se haya suspendido el uso de la licencia médica para las personas que están en cuarentena por haber tenido contacto directo con un sospechoso. No es posible poner a quienes se encuentran en cuarentena por instrucción médica en esa situación de estrés.


Por otra parte, su propio comité de expertos lo confirma: en los hospitales se ha advertido carencias en equipos de protección para el personal de salud, lo cual resulta inadmisible. Señor Presidente, un ministro que no es capaz de prevenir y dar cuenta de situaciones tan obvias en casos de crisis como la que enfrentamos, definitivamente no reúne las competencias para estar al mando de esta emergencia. Además, a la fecha, las fronteras no han sido cerradas para el ingreso de todos los ciudadanos extranjeros. Aquellos que tienen pasaporte de Estados Unidos no solo continúan ingresando al país, sino que no se les ha exigido cuarentena. Esta es una pandemia mundial y al permitirles entrar también se pone en riesgo a ciudadanos de esos países.


Para el actual estado de cosas, una "Mesa Social" para enfrentar la crisis -por muy destacadas que sean las personas y organizaciones que la conforman- no es suficiente. No obstante, esperamos que esa instancia cumpla un verdadero rol de coordinación y no se traduzca en un intento que busque legitimar la inoperancia de quienes legalmente son responsables del manejo de la crisis. Las Universidades allí presentes son instituciones serias y de larga data, cuya opinión debe ser escuchada y respetada.


Propuestas mínimas urgentes:

Se requiere ampliar la capacidad instalada para realizar exámenes de detección de la enfermedad, para así cerrar las vías que faciliten la propagación del virus. Asimismo es urgente, habilitar nuevos laboratorios con los insumos necesarios para su funcionamiento, incorporando para ello a las universidades, Servicio Médico Legal y otros centros civiles y militares en condiciones de hacerlo.


Es deber del Estado de Chile dar gratuidad en forma inmediata a todos los exámenes diagnósticos, sean estos aplicados en el sector público o privado.

Se necesita reducir al mínimo los tiempos de entrega de resultados de los exámenes; tres días de demora en medio de una pandemia, sin supervisión de personal sanitario, se traduce en miles de nuevos contagiados. Se requiere aislar a todas las personas confirmadas con diagnóstico positivo y que presenten los síntomas en recintos hospitalarios u otros acondicionados para este fin.


En la misma línea, insistimos en la necesidad imperiosa de adquirir a lo menos tres mil ventiladores mecánicos que permitan habilitar de manera efectiva las camas que se planea reconvertir.


Se hace necesario decretar cuarentena obligatoria; nuestro país no está preparado para asumir una estampida de casos. Es fundamental "aplanar la curva", como indican los especialistas. No obstante y como ha dicho la mesa técnica, se debe considerar que cualquier estrategia de limitar la movilidad de personas en forma prolongada, requiere –al menos– los siguientes resguardos:


  • Tomar las medidas para garantizar la continuidad del funcionamiento de la ciudad; entre ellas, el transporte público y privado para las personas que cumplen funciones sociales indispensables en la comunidad. Esto tendrá que efectuarse con cargo al presupuesto fiscal. Todo en coordinación con alcaldes y organizaciones de la sociedad civil.

  • Mitigar el impacto en los ingresos económicos de las personas para lo cual se requiere entregar a las familias los recursos para paliar estos momentos que nos toca enfrentar. A ningún chileno le debe faltar alimento ni lo mínimo para su subsistencia. Si no se piensa en eso, no se está pensando en Chile.

Señor Presidente, si bien nosotros hemos nacido como partido con fines instrumentales para el proceso que dará origen a una nueva Constitución, no podemos abstenernos de manifestar nuestra preocupación en la contingencia que afecta al conjunto de la ciudadanía. Confiamos en que Chile superará esta crisis, pero esperamos que lo haga con el menor costo de vidas y sufrimiento. Por eso, apelamos a su sentido de patriotismo y le instamos a tomar sin demora las impostergables medidas que la situación amerita.


Comité Directivo Partido por la Dignidad

23 de marzo de 2020




0 vistas