Objetivo

Este partido nace únicamente en función de la nueva Constitución, cumplirá con las formalidades que la ley exige, pero tendrá fines instrumentales. El objetivo básico es ofrecer un espacio a personas independientes que no se sienten interpretadas por los actuales canales de representación, y también a quienes quieran ser candidatos para ser constituyentes, ante el enorme desafío que significa la redacción y promulgación de la nueva Carta Fundamental. 
 
PRINCIPIOS:  
 
Para avanzar con decisión hacia un futuro justo, libre, solidario y sustentable, necesitamos imperiosamente elaborar una nueva Constitución Política para Chile.  Por esta razón y en primer lugar: 
 
* Llamamos a votar en el plebiscito del 26 de abril.  

* Llamamos a votar “apruebo” la redacción de una nueva Constitución.  

* Llamamos a votar por una Convención Constituyente con el ciento por ciento de sus miembros elegidos. 
 
Es necesario terminar con los abusos y las desigualdades e imaginar un país distinto en el que se respeten los derechos y se cumplan los deberes que tenemos con los demás, donde prime la solidaridad en lugar del individualismo. El Estado de Chile debe velar por el bien común de la sociedad, asegurando a cada uno de sus habitantes el derecho a una vida digna.   
 
El Estado debe tener un rol regulador en la economía y ser promotor del desarrollo. No puede limitarse al papel subsidiario que le consagró la Constitución del 80 y que está en el origen de las injusticias que experimentamos hoy. 
 
Los derechos humanos deben ser garantizados por el Estado. Para ello, es preciso asegurar y defender los derechos civiles y políticos, así como los económicos, sociales y culturales: salud y vivienda dignas; educación de calidad; previsión y seguridad social y medio ambiente, todos los que hoy están vedados para gran parte de las personas. Asimismo, es necesario establecer derechos de sindicalización que den garantías a los trabajadores frente a eventuales abusos empresariales, y asegurar a la población el derecho a la recreación y a la cultura. 
 
El Estado debe respetar y garantizar a las personas y a la sociedad, el derecho a la comunicación y a la libertad de expresión, sin censura previa en cualquier forma y por cualquier medio, entendiendo que esos derechos básicos constituyen pilares esenciales de la democracia. Asimismo, se debe proteger el derecho a reunión y a manifestarse pacíficamente.  
 
La protección y restauración del medioambiente debe estar consagradas en la Constitución Política. Chile debe garantizar la conservación de la naturaleza, la utilización sustentable y el derecho a vivir en un medioambiente libre de contaminación.  Los océanos, el agua, los glaciares, los bosques y los humedales deben contar con mecanismos de protección efectivos y explícitos. No debemos permitir la existencia de " zonas de sacrificio". 
 
El Estado tendrá el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible del agua, los recursos minerales metálicos y no metálicos, de las especies marinas, los salares, los depósitos de carbón e hidrocarburos, y demás sustancias fósiles, los que no podrán ser objeto futuro de ningún tipo de concesión. Debemos sustituir el sistema de explotación indiscriminada de nuestros recursos naturales, por uno que genere valor, trabajo y bienestar a la población, a través del conocimiento de la ciencia, tecnología e innovación. 
 
La integridad pública, la transparencia y la lucha contra la corrupción son esenciales en el nuevo Chile. El acceso a la información pública -concebida como un derecho humano- y la rendición de cuentas por parte de las instituciones públicas son fundamental para el ejercicio de la democracia y la comunidad las debe exigir. 
 
La equidad de género debe ser efectiva en todos los ámbitos del Estado y de la sociedad. Promovemos la representación equitativa en organismos públicos y privados para que efectivamente las mujeres estén en lugares de tomas de decisión e influyan en la construcción de una sociedad abierta e igualitaria en términos de género.  
 
La Asamblea o Convención constituyente debe ser paritaria en términos de género. 
 
Postulamos que el Congreso Nacional sea paritario  
 
Creemos en la participación activa de la ciudadanía en todas las organizaciones. El poder político debe llegar a los ciudadanos. Actualmente, el poder está radicado en instituciones formales del Estado, negando cabida a las personas para intervenir en asuntos públicos. Se deben incluir formas de participación y deliberación para que las personas puedan intervenir en el diseño de las políticas públicas de manera vinculante. Debemos evolucionar movernos de una democracia representativa hacia un modelo de democracia participativa y deliberativa. 
 
Los pueblos originarios deben ser reconocidos y respetados en su propia cultura. Hay una deuda histórica con los pueblos indígenas, habitantes milenarios de esta tierra. Por lo mismo, postulamos también que en el proceso constituyente se asegure su representación. 
 
Las regiones necesitan autonomía para administrar su territorio y contar con los recursos para su desarrollo.  Debemos concebir una descentralización de la toma de decisiones políticas, incrementar la democracia regional y local en la elección de representantes. 


 ¡POR LA DIGNIDAD! ¡HASTA QUE SE HAGA COSTUMBRE! 
 
 
Santiago, Chile, enero 2020. 

Por primera vez en su historia, el pueblo de Chile ha ganado en las calles el derecho a escribir esa carta fundamental, pero ese derecho está siendo ignorado y menospreciado en el Gobierno y en el Parlamento.

Participación

Nuestro país necesita la participación de todos sus habitantes para reformular su futuro y esta es la oportunidad para sentar las bases del tipo de sociedad sobre la cual ejerceremos nuestros derechos, cumpliremos nuestros deberes y desempeñaremos nuestras labores. La Nueva Constitución Política de Chile será la carta fundamental que posibilitará un futuro armonioso, 
basado en el bien común, en el respeto a los derechos humanos y sociales, en la igualdad de oportunidades, la justicia, la solidaridad y la sustentabilidad de nuestros recursos naturales.  

Recursos naturales

El Estado tendrá el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible del agua, los recursos minerales metálicos y no metálicos, de las especies marinas, los salares, los depósitos de carbón e hidrocarburos, y demás sustancias fósiles, los que no podrán ser objeto futuro de ningún tipo de concesión. Debemos sustituir el sistema de explotación indiscriminada de nuestros recursos naturales, por uno que genere valor, trabajo y bienestar a la población, a través del conocimiento de la ciencia, tecnología e innovación. 

Súmate a la cuidadanía empoderada