Declaraciones públicas

 

  • La presidenta del Partido por la Dignidad (PLD) y Premio Nacional de Periodismo, María Olivia Mönckeberg, informó que el Servicio Electoral (SERVEL) declaró a la nueva organización como Partido en Formación

  • Aseguró que “buscamos romper el cerco que las instituciones han tendido a los independientes, representando y facilitando la participación en el proceso constituyente a quienes desean una Constitución Política que garantice los derechos humanos, políticos, económicos y sociales”.

La presidenta del Partido por la Dignidad (PLD) y Premio Nacional de Periodismo, María Olivia Mönckeberg, informó que el Servicio Electoral resolvió validar el proceso de formación, de esta organización política que se constituye como una herramienta al servicio de los independientes que quieren participar en el proceso constituyente. El nuevo Partido podrá iniciar así su proceso de recolección de firmas.


Asimismo, destacó María Olivia Mönckeberg que el Partido por la Dignidad apunta a impulsar una nueva
Constitución, que garantice el efectivo respeto a los Derechos Humanos y que posibilite “reemplazar el actual modelo económico por uno sustentable y solidario, que no favorezca a minorías privilegiadas, a grandes grupos económicos y a conglomerados financieros”.


El Partido por la Dignidad –explicó- se constituye con fines instrumentales, con el objetivo de que los
independientes puedan participar y ser candidatos en igualdad de condiciones para elaborar una nueva
Constitución Política, que dé cuenta de las demandas ciudadanas.


El PLD junto con llamar a votar Apruebo una Nueva Constitución en el plebiscito del próximo 26 de abril, convoca a votar por la Convención Constituyente ciento por ciento elegida. A la vez, la presidenta destacó la importancia de que la Convención sea paritaria en términos de género y asegure cupos a los pueblos originarios.


“Estamos abiertos a recibir a todos los independientes que suscriban nuestra declaración de principios” (disponible en el sitio web), afirmó María Olivia Mönckeberg, quien está convencida de la necesidad de dejar atrás el Estado subsidiario y reemplazarlo por un Estado solidario que asegure un sistema de justicia y protección social que garantice jubilaciones dignas y reemplace el sistema de AFP; que asegure los derechos a la salud, a la educación de calidad y vivienda digna, que sean efectivamente garantizados; que posibilite un real fortalecimiento del rol regulador del Estado y un plan que le permita a Chile recuperar las carreteras, el agua, la electricidad y nuestras riquezas minerales”.


Al mismo tiempo, la periodista resaltó la importancia que deberán tener en la Nueva Constitución Política los derechos a la Libertad de Expresión y a la Comunicación como principios clave para garantizar la existencia de una democracia plena. “Creo que la libertad para informar y ser informados, es esencial para una sociedad que requiere afrontar los diversos desafíos que plantea el Nuevo Chile que queremos construir”, indicó.

Santiago, 3 de febrero de 2020 

 

Estimadas amigas y amigos:

Muchas cosas han ocurrido desde el lunes 20 de enero, cuando llenos de esperanza fuimos al Servicio Electoral a presentar los documentos constitutivos y firmas reunidas para iniciar los trámites de formación de nuestro Partido por la Dignidad (PLD).  

 

Ese día se concretó un objetivo en cuya preparación habíamos invertido tiempo y pensamiento, para asegurarnos que ofreceríamos a los independientes de Chile una posibilidad concreta con el propósito de participar en el proceso constituyente.

 

Este es un paso fundamental para poder dar curso a las demandas expresadas por nuestro pueblo en las calles, y que han estado presentes desde el 18 de octubre de 2019, cuando se inició el estallido social. Al día siguiente de nuestra presentación pública se produjo una diferencia conceptual entre la directiva del Partido y James Hamilton, quien oficiaba de presidente. Se trató de una cuestión de fondo y que forma parte esencial de nuestros postulados: somos un partido con fines instrumentales, creado para promover y apoyar la participación de las ciudadanas y los ciudadanos independientes en el proceso de elaboración de la nueva Constitución. Esto implica descartar la opción de ser una plataforma de candidaturas presidenciales, parlamentarias o municipales.

 

A nuestro juicio, abandonar ese compromiso habría significado traicionar la confianza de quienes nos acompañan en este camino. Justificar entonces el alejamiento, acusando de faltas a la ética de los miembros de esta directiva interina, amparándose en un supuesto estándar moral que otorga la calidad de víctima, es calumnioso e insostenible. Lo único antiético y poco digno que hemos visto en estos días es una seguidilla de acusaciones infundadas e injuriosas, vertidas a través de medios de comunicación y amplificadas sin rigor alguno por redes sociales.  No obstante, pese al imprevisible episodio vivido, seguiremos adelante con ánimo en alto para lograr los propósitos planteados desde los primeros días cuando llamamos a ser parte de esta iniciativa. La trayectoria y la historia de cada uno de nosotros están a la vista.  Nuestra motivación y nuestros principios están claros en los documentos que dimos a conocer y que están publicados en la plataforma web (www.porladignidad.org o www.partidoporladignidad.org).  


El Partido por la Dignidad no se sustenta en liderazgos personales, sino en el trabajo colectivo de personas que provienen de diversas áreas y actividades, y que tienen en común la adhesión a esos postulados. Nos planteamos como un instrumento al servicio de las personas, en especial de los independientes, que quieran participar en el proceso constituyente.  

 

El Partido por la Dignidad no pretende reemplazar a los partidos tradicionales ni entiende una democracia sin partidos, porque eso sería una monarquía o una dictadura. Nuestro principal objetivo es cambiar la Constitución para terminar con los abusos y desigualdades y construir un país distinto, donde se respeten los derechos y se cumplan los deberes, imperen el bien común y la solidaridad.

 

El Partido por la Dignidad –reiteramos- solo pretende dar un espacio a los independientes para que puedan competir de igual a igual con los militantes de partidos tradicionales, y queremos acompañarlos hasta que tengamos una nueva Carta Magna.  

 

Acogemos a quienes nunca han formado parte de un partido y a quienes tienen un pasado político y que hoy comparten estos postulados. Consideramos que quien haya participado en política es una persona preocupada de los asuntos públicos, y esa es una experiencia que Chile necesita.  

 

  • Con esta explicación dirigida a quienes confiaron en nosotros como directiva provisoria, queremos dar por cerrado este episodio. A partir de este momento, nuestros esfuerzos se concentrarán en lo fundamental:

  • Reiterar nuestro llamado a votar Apruebo la elaboración de una Nueva Constitución en el plebiscito del 26 de abril. Y votar por una Convención Constituyente con el ciento por ciento de sus miembros elegidos. 

  • Reunir las 20.000 firmas necesarias para inscribir el Partido por la Dignidad en todas las regiones de Chile antes de mayo de 2020.

  • Motivar la participación de la ciudadanía en cabildos y encuentros locales para profundizar la discusión sobre todas aquellas materias relacionadas con el proceso constitucional. Les invitamos a leer nuestras declaraciones de principios contenidas en el Manifiesto y el Llamado, y sumarse a este gran desafío, porque ya es tiempo de que sea el pueblo el que forje su propia historia. 

 
 
 
 
 


Santiago, jueves 27 de febrero de 2020

Partido por la Dignidad comienza la recolección de firmas para participar en el proceso constituyente